Un libro para volver a enamorarse de la docencia

En el ensayo “Elogio de la docencia” (Paidós), Federico Lorenz cuenta en primera persona su experiencia en el aula a la vez que reflexiona sobre su trabajo, y determina: sin empatía ni épica no hay educación